Menú
EN LAS NOTICIAS

Naturaleza y propósito divinos: El mensaje de la nueva presidenta general de la Sociedad de Socorro para las mujeres de la Iglesia

La hermana Camille N. Johnson, presidenta general de la Primaria de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, es entrevistada en el Edificio de la Sociedad de Socorro en Salt Lake City el miércoles, 12 de mayo de 2021.

Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News


Durante el último año, la presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, se ha reunido con niños de todo el mundo y les ha hecho una sincera invitación.

Ahora, mientras se prepara para comenzar su servicio como presidenta general de la Sociedad de Socorro el 1 de agosto, extiende la misma invitación a sus hermanas de la Sociedad de Socorro: “Pregúntenle a su Padre Celestial, ¿Me amas? ¿Me necesitas? Y dímelo de una manera que pueda entender.

“Estoy segura de que esa oración sincera será escuchada y respondida”, dijo la presidenta Johnson. “Nuestro Salvador Jesucristo es misericordioso y amoroso y quiere ayudarnos. Y el Espíritu está disponible para hacer todas esas cosas por nosotros”.

En un podcast reciente de Church News (en inglés), la presidenta Johnson dijo que los mensajes por los que ella y sus consejeras oraron y enseñaron a los niños de la Primaria también son importantes para las hermanas de la Sociedad de Socorro.

“Lo primero y más importante es que somos hijos de nuestro amoroso Padre Celestial. Enseñamos a nuestros hijos a cantar ‘Soy un hijo de Dios’ y creo que nuestras hermanas necesitan saber eso”, dijo. “Deben recordar que son hijas de un amoroso Padre Celestial con una naturaleza divina y un propósito divino. …

“Cuando tenemos eso como nuestro núcleo, entonces podemos mirar hacia afuera, entonces podemos reconocer las necesidades de los demás y guardar el primero y el segundo gran mandamiento: amar al Señor y luego amar a los demás como Él lo haría”.

Bingham_Johnson6.jpeg

La presidenta general de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, a la izquierda, y la presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, escuchan durante un recorrido por el histórico Nauvoo, Illinois, el viernes, 24 de septiembre de 2021.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Naturaleza y propósito divinos

El presidente Russell M. Nelson recientemente enseñó a los jóvenes adultos quiénes son: hijos de Dios, hijos del convenio y discípulos de Jesucristo. Su mensaje es aplicable a todos, dijo la presidenta Johnson. “La secuencia es la clave”.

“Soy una hija de Dios” es el reconocimiento de la propia naturaleza divina. “Soy una hija del convenio” es nuestro propósito divino — volver a Dios al guardar los convenios hechos con Él. “Creo que comprender los dos primeros es fundamental para ser ese discípulo de Jesucristo”, dijo. “Entonces podemos reflejar la luz y el amor de nuestro Salvador Jesucristo a todos los que nos rodean”.

Citando a la hermana Reyna I. Aburto, quien concluirá su servicio como segunda consejera en la presidencia general de la Sociedad de Socorro el 1 de agosto, la presidenta Johnson dijo: “Dondequiera que estemos y vayamos, siempre somos parte de la Sociedad de Socorro al esforzarnos por cumplir su propósito divino de que las mujeres lleven a cabo la obra de Dios de maneras individuales y colectivas al brindar socorro: ‘ayudar al necesitado, atender al enfermo; disipar las dudas, liberar de la ignorancia [y] aliviar de todo lo que obstaculice la alegría y el progreso’”.

La presidenta Johnson agregó: “Espero que nuestras Sociedades de Socorro sean lugares seguros donde las hermanas puedan compartir sus experiencias de vida. Es esa diversidad y experiencia de vida lo que nos ayudará a llegar a casa. Tenemos que aprovechar las fortalezas de los demás. Y a veces las fortalezas nacen de la debilidad. Las debilidades que hemos superado se convierten en nuestras fortalezas, y entonces podemos ayudar a otros a superar sus desafíos”.

El mismo objetivo

Mientras criaba a sus tres hijos, la presidenta Johnson solía decirles, “Todos estamos en el mismo equipo”.

Lo mismo ocurre con las hermanas de la Sociedad de Socorro, dijo. “Todas estamos en el mismo equipo. Nuestro objetivo es el mismo. Procedemos de una diversidad de experiencias, antecedentes y culturas y, sin embargo, nuestro objetivo es el mismo: regresar a nuestro hogar celestial”.

El difunto presidente Boyd K. Packer (en inglés), del Cuórum de los Doce Apóstoles, una vez comparó a la Sociedad de Socorro con “un hermoso tapiz que cubre todos los continentes”.

“Creo que a veces pensamos: ‘Bueno, yo solo soy un hilo’ o ‘Solo soy un lápiz flacucho’”, dijo la presidenta Johnson, refiriéndose a su discurso de la conferencia general de octubre de 2021. “Pero el Señor trabajará con nosotros. Él magnificará esa simple hebra de hilo y la pondrá a trabajar para tensar el tapiz que bendecirá y protegerá la vida de los demás. Y luego el tapiz será magnífico, pero requiere que todos esos hilos individuales trabajen juntos. Es esa visión que debemos tener de nuestro propósito divino. …

“Espero que, como hermanas en la Sociedad de Socorro, nos animemos unas a otras, que aprovechemos las fortalezas de las demás y veamos a cada hermana como ese hilo vital que mantendrá unido el tapiz y hará que su diseño sea hermoso”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.