Menú
EN LAS NOTICIAS

El élder Christofferson habla sobre la “enorme influencia” del Batallón Mormón

“El relato trata sobre el valor, las dificultades, las privaciones y el logro final del objetivo [del batallón]”, dijo el élder Christofferson

140744287a1b4c71fec913f1533d9f1705dbc3a4ChristffersonBattalionDevo.chn_BB_05400_1024x683.jpg

El élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla sobre la historia del Batallón Mormón en el Tabernáculo antes de que se presente “El Batallón Mormón: Una saga sinfónica” en Salt Lake City, el domingo, 24 de julio de 2022.

Ben B. Braun, Deseret News


Al cerrar las festividades del Día de los Pioneros el domingo, 24 de julio en el Tabernáculo de la Manzana del Templo, el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habló de los sacrificios realizados y las bendiciones traídas por el Batallón Mormón.

Durante un año calendario antes de la llegada de los santos al Valle del Lago Salado en julio de 1847, el Batallón Mormón marchó casi 3218 km hasta California durante un tiempo que el élder Christofferson llamó “un capítulo oscuro de la historia estadounidense”.

El élder Christofferson revisitó la persecución de los primeros miembros de la Iglesia que provocó que abandonaran sus hogares, negocios y comunidades en Nueva York, Ohio, Misuri e Illinois.

“Se retuvo la protección y la reparación solicitadas al gobierno federal, y los santos decidieron buscar un lugar fuera de los Estados Unidos para establecerse en paz”, dijo él.

En ese tiempo, esa ubicación fuera de los Estados Unidos estaba dentro de las fronteras del norte de México.

Tanto los santos como otros pioneros de los Estados Unidos buscaron establecerse en México, desde Utah hasta la costa de California.

Dos presidentes, dos propósitos, un batallón

El presidente de los EE. UU., James K. Polk, solicitó que 500 hombres se unieran al ejército de los EE. UU., bajo la dirección del capitán James Allen, dijo el élder Christofferson. El propósito de Polk, como está escrito en su diario, era “evitar que [los mormones] asuman una actitud hostil hacia los EE. UU.”

Brigham Young, el presidente de la Iglesia en ese momento, consideró la participación de los miembros de la Iglesia en el batallón como beneficiosa para el futuro de la Iglesia.

“El presidente Brigham Young sabía que su servicio proporcionaría fondos para ayudar a los santos a llegar al Valle del Lago Salado”, dijo el élder Christofferson, “permitiéndoles reunirse como pueblo del convenio”.

Cualquiera que sea el propósito de Polk o los sentimientos de Brigham Young, aquellos que fueron llamados a alistarse lo hicieron en un acto de fe, dijo el élder Christofferson.

Recordando las ‘acciones infundidas por la fe’ del Batallón Mormón 175 años después

Él leyó los sentimientos de Zadoc Judd expresados ​​en ese momento en su diario: “Esta fue una píldora bastante difícil de tragar — dejar a las esposas y los niños en la pradera silvestres, indigentes y casi indefensos”.

El élder Christofferson compartió que otro miembro del batallón, James S. Brown, escribió que no él creía que nadie llamado a servir en el batallón hubiera participado sin la dirección divina dada a Brigham Young, quien les dijo a los santos que esta oportunidad era “dada desde arriba, para nuestro bien”.

Una promesa cumplida

Marchando desde Council Bluffs, Iowa, ubicado casi en el centro del continente norteamericano, hasta San Diego, California, en la costa del Pacífico, el batallón continúa siendo la única unidad en la historia de los Estados Unidos compuesta por miembros de una sola religión.

Mientras se preparaban para salir de Iowa, dijo el élder Christofferson, Brigham Young les instruyó que actuaran mejor que otros ejércitos ocupantes de los que hayan visto o escuchado hablar. Él les dijo que respetaran los derechos de las personas y que no se aprovecharan de ellos ni de sus bienes.

El consejo estuvo acompañado de una promesa profética, dijo el élder Christofferson.

“Él les prometió que, si guardaban los principios de su religión, nadie moriría en la batalla”, dijo el élder Christofferson. En un año completo de servicio, 20 miembros del batallón murieron por problemas de salud y accidentes. Ninguno murió en la batalla.

“El relato es de valentía, dificultades, privaciones y el eventual logro del objetivo [del batallón]”, dijo el élder Christofferson. Entre los que soportaron toda la caminata había 335 hombres y cinco mujeres. La mayoría del resto de ellos fueron enviados a Pueblo, Colorado, debido a una enfermedad.

bd303c89d2cef3d8dd1f352473298d9a58b48916ChristffersonBattalionDevo.chn_BB_05414_scaled.jpg

Los asistentes escuchan mientras el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla sobre la historia del Batallón Mormón en el Tabernáculo antes de que se presente “El Batallón Mormón: Una saga sinfónica” en Salt Lake City, el domingo, 24 de julio de 2022.

Ben B. Braun, Deseret News

El trabajo duro conduce a una reputación estelar

Los miembros del batallón trabajaron duro cuando llegaron a California. Ellos ayudaron a mejorar las comunidades pintando edificios, produciendo ladrillos — en un horno que también hicieron — y cavando 20 pozos para proporcionar agua dulce a San Diego durante todo el año por primera vez.

“El Batallón Mormón tuvo una enorme influencia en la historia de California, el Oeste, los Estados Unidos y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”, dijo el élder Christofferson.

La influencia fue tan positiva que los miembros de la comunidad escribieron a los comandantes del Ejército de los EE. UU., en Monterrey, California y Washington, D.C., para pedir que el batallón se mantuviera en San Diego.

El élder Christofferson leyó una carta que decía: “Por una conducta correcta, se han vuelto muy populares entre la gente, y con su laboriosidad han enseñado a los habitantes”.

Pero un año después de su reclutamiento inicial, los miembros del batallón fueron dados de baja una semana antes de que los pioneros llegaran al Valle del Lago Salado. La mayoría de los soldados viajaron allí para reunirse con familiares que habían hecho su viaje. Otros regresaron a Iowa para traer a sus familias al valle.

Logros históricos y perspectiva

El camino que estableció el batallón con sus carretas se usó más tarde para otras expediciones y rutas de viaje, dijo el élder Christofferson. Partes del camino fueron utilizados por el ejército de los EE. UU., buscadores de oro, el Butterfield Overland Stage, el Ferrocarril del Pacífico y la Interestatal 8 de EE. UU.

Mientras la Iglesia establecía más de 300 comunidades en la Gran Cuenca, Brigham Young llamó a muchos de los que habían servido en el batallón para dirigir esos asentamientos.

Brigham Young dijo más tarde acerca de esos santos: “Sus nombres se transmitirán en honorable recuerdo a todas las generaciones”.

El élder Christofferson invitó a la audiencia a recordar los sacrificios de éstos y de todos los pioneros e invocó la bendición del Padre Celestial “Estad con cada uno de nosotros a medida que avanzamos y construimos sobre su legado de fe en Dios, en Su Hijo Jesucristo y en el reino de Dios en la tierra”.

a6e8cc48a304604134c3a6b2ea62e720f6cc7d65ChristffersonBattalionDevo.chn_BB_05652_scaled.jpg

Marden Pond dirige “El Batallón Mormón: Una saga sinfónica” en el Tabernáculo de Salt Lake City, el domingo, 24 de julio de 2022.

Ben B. Braun, Deseret News

Sus comentarios fueron seguidos por una presentación especial de una hora de “El Batallón Mormón: Una saga sinfónica” de Marden Pond que fue comisionado por la Asociación del Batallón Mormón.

Los 10 números musicales de Pond se intercalaron con citas de miembros del batallón, oficiales del Ejército y líderes de la Iglesia con fotos, ilustraciones y mapas que los acompañaban y se mostraban en el Tabernáculo para dar contexto a cada pieza musical.

Más información sobre el batallón y la música está disponible en mormonbattalion.com.