Menú
EN LAS NOTICIAS

Pioneros en todo el mundo: El “hermoso legado” de la pionera neozelandesa Wetekia Ruruku Elkington

La vida y el testimonio de Wetekia han proporcionado raíces profundas en el evangelio de Jesucristo que han nutrido a generaciones en Nueva Zelanda

Ilhas em Wellington, Nova Zelândia, na segunda-feira, 20 de maio de 2019.

Islas en la Isla Sur de Nueva Zelanda el lunes, 20 de mayo de 2019.

Jeffrey D. Allred, Deseret News


Nota del editor: Este mes marca el 175° aniversario de la llegada de la compañía de vanguardia de pioneros al Valle del Lago Salado, en julio de 1847, después de que turbas expulsaran a los Santos de los Últimos Días del área de Nauvoo, Illinois, el año anterior. Church News honra los logros de los pioneros que cruzaron las llanuras hace 175 años y también de los pioneros Santos de los Últimos Días de diferentes épocas en todos los continentes. Hoy: Wetekia Ruruku Elkington de Nueva Zelanda.

Vicki Lee Wihongi es una mujer ocupada estos días.

La pandemia de COVID-19 ha exacerbado los sentimientos de soledad o aislamiento de muchas personas, o los ha dejado a hacer frente a problemas crónicos de salud o crecientes preocupaciones financieras.

Como consejera licenciada, el negocio, como dicen, es dinámico.

Wihongi también es la directora de un comité de comunicaciones de la Iglesia que se prepara para la próxima casa abierta del Templo de Hamilton, Nueva Zelanda.

Y ella es la madre de seis hijos, abuela de 16 nietos y cuida a su madre anciana. “Esa es mi primera responsabilidad, y mi primer trabajo alegre”, dijo Wihongi con una sonrisa.

Aún así, “siempre hay mucho que hacer, mucho que hacer”.

Entre las fotos de la familia y las credenciales profesionales que cuelgan en la oficina de Wihongi en Hamilton, Nueva Zelanda, hay un retrato en blanco y negro enmarcado de su bisabuela, Wetekia Ruruku Elkington.

En la foto, Wetekia aparece como una mujer joven con cabello largo y suelto, ojos oscuros e inteligentes y una expresión serena.

Al mirar el retrato — el conocer la vida y el testimonio de su bisabuela y sus tuupuna (antepasados) — le recuerda a Wihongi que no está sola. Mientras aprende sobre el trauma experimentado por otros, su tuupuna la fortalece, dijo Wihongi, lo que le permite a su vez apoyar a sus clientes.

Recent_family_photo.jpg

Foto familiar de Vicki Lee Wihongi con su esposo e hijos.

Provided by Vicki Lee Wihongi

Una pionera de Nueva Zelanda

Wetekia Ruruku nació el 19 de junio de 1879 en la isla D’Urville en Marlborough Sounds a lo largo de la costa norte de la Isla Sur de Nueva Zelanda.

Para los maoríes, es conocido como Rangitoto ki a Tonga, o “cielo rojo del sur” y la isla montañosa de 150 km² está cubierta por una espesa vegetación nativa o bosque.

Hija de un jefe, Wetekia era considerada una matakita, una visionaria. Cuando era joven, soñó una noche con dos hombres pakeha (ingleses) con sombreros de copa y abrigos negros que oraban con la mano derecha levantada en escuadra.

En su sueño, también había un libro con sus páginas abiertas hacia ella. Cuando se despertó, estaba feliz y le contó a su padre, Roma Hoera Ruruku, su sueño. Él le dijo: “Es un buen sueño, eres bendecida de Dios” (“Turning the Hearts of the Children”, Nolamay Campbell, pág. 160)

Roma Hoera había estado presente años antes cuando el rey Tawhiao había hecho una profecía similar sobre una nueva religión, donde sus ministros vendrían de dos en dos, orarían con las manos en alto y cenarían, hablarían y vivirían con los maoríes.

Entonces, al escuchar el sueño de su hija, Roma Hoera le creyó. No mucho después de su sueño, él asistió a un funeral donde el hombre al que se le pidió decir la karakia (oración) levantó el brazo en forma de escuadra.

Cuando Roma Hoera le preguntó al hombre sobre el gesto, respondió que él era un miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que había misioneros de América, que vivían con la gente, hablaban su idioma y levantaban el brazo en forma de escuadra cuando oraban.

wetekia__1_.jpg

Una foto de Wetekia Ruruku Elkington (1879-1957), una de las primeras pioneras de la Iglesia en Nueva Zelanda.

Provided by Vicki Lee Wihongi

Roma Hoera viajó a través del Estrecho de Cook a la Isla Norte y encontró a los misioneros, quienes luego le enseñaron el evangelio. Fue bautizado el 22 de febrero de 1892. Deseoso de compartir su nueva fe con su familia, invitó a los misioneros a la isla D’Urville. Wetekia y muchos otros fueron bautizados el 27 de febrero de 1892. Pronto se organizó una rama y se llamó a Roma Hoera como primer presidente de rama.

Aproximadamente tres meses después de su llamamiento, llegó una caja con el Libro de Mormón. Wetekia exclamó que ese era el libro de su sueño. Su padre le dio un alfabeto maorí y una copia del Nuevo Testamento, y Wetekia aprendió a leer sola.

Ella se casó con John Arthur (Ratapu) Elkington en 1893. Tuvieron 13 hijos, nueve de los cuales sobrevivieron a la infancia. Sus hijos recordaron comenzar cada día con una waiata (canción) y oración y terminar cada día con escrituras, canciones y oración.

En muchos sentidos, la vida de Wetekia estuvo marcada por actos desinteresados. Ella enseñó y fue mentora de otras mujeres, acogió y cuidó a muchos niños tanto dentro como fuera de su familia, y fue una feroz defensora del evangelio y de su familia. Su ejemplo y testimonio atrajeron a otros a la Iglesia. En sus últimos años estuvo paralizada y postrada en cama y durante el descanso forzado se dedicó a compilar su genealogía y a grabar las canciones y cánticos que aprendió de su padre (Ver “Turning the Hearts of the Children,” Nolamay Campbell, pp. 155-167).

Wihongi recordó que muchas de las tierras de su bisabuela fueron confiscadas por el gobierno, pero vendió una parte de lo que le quedaba para poder enviar a sus nietos, incluyendo el padre de Wihongi, a Temple View en la Isla Norte para ayudar a construir el colegio de la Iglesia en Nueva Zelanda, y el templo de Hamilton como misioneros voluntarios en la década de 1950.

Wetekia murió el 20 de septiembre de 1957 en la isla D’Urville a la edad de 78 años.

Es difícil cuantificar el impacto de Wetekia, dijo Wihongi. La vida y el testimonio de Wetekia han proporcionado raíces profundas en el evangelio de Jesucristo que han nutrido generaciones. Wihongi es miembro de la Iglesia de quinta generación, sus hijos y nietos son Santos de los Últimos Días de sexta y séptima generación.

El crecimiento de la Iglesia

Wetekia y su padre son ejemplos de muchos de los primeros pioneros en Nueva Zelanda que proporcionaron los cimientos espirituales para sus mokopuna (nietos).

Los primeros misioneros llegaron a Nueva Zelanda en 1854, pero la obra misional no comenzó a arraigarse hasta principios de la década de 1880 entre las comunidades rurales maoríes.

Muchos maoríes, como Wetekia y su padre, reconocieron a los misioneros Santos de los Últimos Días como el cumplimiento de la profecía de los profetas maoríes y estaban ansiosos por aceptar el evangelio de Jesucristo. Para 1887 (en inglés), 2243 de los 2573 miembros de la Iglesia en Nueva Zelanda eran maoríes. En la actualidad, hay aproximadamente 113 000 Santos de los Últimos Días en más de 200 congregaciones.

El Libro de Mormón se publicó por primera vez en maorí en 1889, y la Iglesia siguió creciendo gracias a esos fieles conversos maoríes.

Foto da visitação pública do Templo de Hamilton Nova Zelândia, o qual foi dedicado em 1958.

Foto de la casa abierta del Templo de Hamilton, Nueva Zelanda, que se dedicó en 1958.

Biblioteca da História da Igreja

En la década de 1950, la Iglesia se esforzó por brindar mayores oportunidades educativas, y se llamó a obreros misioneros para construir el Colegio Agrícola Maorí y más tarde el Colegio Universitario de la Iglesia de Nueva Zelanda y otros edificios religiosos y educativos.

En 1955, se anunciaron los planes para un templo que sirviera a los miembros de la Iglesia en todo el Pacífico Sur. Se seleccionó una colina verde adyacente al Colegio de la Iglesia de Nueva Zelanda llamada Tuhikaramea, a ocho km de Hamilton.

Para ayudar en la construcción del templo, los constructores de los Estados Unidos fueron llamados a las misiones laborales y ellos capacitaron a los jóvenes trabajadores misioneros llamados de todas partes de Nueva Zelanda y de los Mares del Sur.

El presidente David O. McKay dedicó el Templo de Hamilton, Nueva Zelanda, el 20 de abril de 1958. Ese mismo año, se creó la Estaca Auckland, Nueva Zelanda, la primera estaca organizada fuera de los EE. UU.

Otra señal de la madurez de la Iglesia en el Pacífico Sur fue la apertura de un centro de capacitación misional en Hamilton en 1977. La estaca No. 30 de Nueva Zelanda se organizó en 2016 — la Estaca Dunedin, Nueva Zelanda.

El presidente Russell M. Nelson anunció un segundo templo para Nueva Zelanda en Auckland durante la conferencia general de octubre de 2018. Más tarde anunció la ubicación del templo (Redoubt Road en Ciudad Manukau) mientras visitaba Auckland durante su Ministerio del Pacífico (en inglés) en mayo de 2019.

President Russell M. Nelson of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints and his wife, Sister Wendy Nelson, walk on ground for the new temple in Auckland, New Zealand, on May 21, 2019.

El presidente Russell M. Nelson de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Wendy Nelson, caminan sobre el terreno para el nuevo templo en Auckland, Nueva Zelanda, el 21 de mayo de 2019.

Jeffrey D. Allred, Deseret News

Siguiendo adelante

Nueva Zelanda es hoy un crisol de culturas con fuertes lazos culturales con otras islas del Pacífico, explicó el élder Glen Burgess, Setenta de Área.

La mayoría de los miembros de la Iglesia en Nueva Zelanda todavía están compuestos por nativos maoríes y polinesios. “Ellos son personas innatamente amorosas y generosas. El servicio es algo natural para ellos y tienen un profundo amor y fe en Dios”, dijo el élder Burgess.

Con el templo de Hamilton cerrado por renovaciones durante los últimos cuatro años, muchos Santos de los Últimos Días de Nueva Zelanda no han podido adorar en la casa del Señor, dijo el élder Burgess. Los miembros esperan ansiosamente la casa abierta el próximo mes (del 26 de agosto al 17 de septiembre) y la nueva rededicación el 16 de octubre.

Wihongi también habló de su entusiasmo por la reapertura del templo de Hamilton. Su padre era un misionero laboral que ayudó a construir ese templo. Ella pasó el primer año de su vida en uno de los baches, o chozas, en el sitio de construcción. Su hijo participó en el trabajo de renovación.

Y además de su trabajo de preparación para la casa abierta, Wihongi también proporcionó recientemente la narración de un video producido sobre los trabajadores misioneros. Un día, mientras grababan, sintió la presencia de su padre y su tío fallecidos y de otras personas que estaban entusiasmadas por el trabajo que se estaba realizando para promover la reapertura del templo.

A construção do Templo de Hamilton Nova Zelândia, realizada por missionários de obras, é apresentada em uma nova exposição no Centro de História da Igreja no Pacífico Matthew Cowley, em Temple View.

La construcción del templo de Hamilton, Nueva Zelanda, por parte de trabajadores misioneros, se presenta en una nueva exhibición en el Centro de Historia de la Iglesia del Pacífico Matthew Cowley en Temple View.

Credit: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints

“Es un trabajo encantador y alegre”, dijo Wihongi. “Se siente como un gran privilegio participar”.

Los miembros también esperan con ansias la finalización del templo de Auckland, agregó el élder Burgess. “El nuevo templo de Auckland permanecerá como un faro sobre la carretera estatal 1 y será una característica icónica del paisaje de Auckland”.

En el mundo de hoy, hay muchas cosas que compiten por la atención y el tiempo de las personas y que desafían sus creencias, señaló Wihongi. Como consejera, ella ve muchos temores por el futuro y la necesidad de sentirse conectada con algo más grande que uno mismo.

Lo que la hace mucho más agradecida por su tuupuna. “Es un hermoso legado”, dijo Wihongi.

La Iglesia en Nueva Zelanda

Miembros: 113 436

Templos: 2 (Auckland y Hamilton)

Estacas: 30

Barrios y ramas: 224

Misiones: 3

Historia: Los primeros misioneros llegaron a Nueva Zelanda en 1854 y se establecieron sucursales. Grandes congregaciones se desarrollaron en la década de 1880. El Libro de Mormón se publicó por primera vez en maorí en 1889. En la década de 1950, muchos miembros fueron llamados como trabajadores misioneros para ayudar a construir edificios educativos y religiosos, incluido un templo en Hamilton, que se dedicó en 1958. Ese mismo año, la Estaca Auckland se organizó, la primera en Nueva Zelanda.

Fuente: newsroom.churchofjesuschrist.org