Menú
EN LAS NOTICIAS

Pioneros en todo el mundo: Pioneros en México desde 1846

El crecimiento de la Iglesia en México estaba lejos de ser una certeza y comenzó de maneras inesperadas para una familia, ahora en su séptima generación de miembros de la Iglesia

IMG_5527.jpeg

Leonila Rivera y Amado Rojas posan para una foto.

Familia Rojas


Nota del editor: Este mes marca el 175° aniversario de la llegada de la compañía de vanguardia de pioneros al Valle del Lago Salado, en julio de 1847, después de que turbas expulsaran a los Santos de los Últimos Días del área de Nauvoo, Illinois, el año anterior. Church News honra los logros de los pioneros que cruzaron las llanuras hace 175 años y también de los pioneros Santos de los Últimos Días de diferentes épocas en todos los continentes. Hoy: Amado Rojas de México.

Fue el primer país fuera de los Estados Unidos en tener 1 millón de miembros (en inglés) de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. México tiene más templos (13) que cualquier otro país fuera de los Estados Unidos. Fue el primer país de habla hispana en tener un templo (1983) y el segundo en América Latina después del Templo de São Paulo, Brasil (1978).

merlin_2754854.jpeg

Templo de la Ciudad de México.

Deseret News

El crecimiento de la Iglesia en México ha sido constante durante 176 años (en inglés). Pero ese crecimiento estuvo lejos de ser una certeza y comenzó de maneras inesperadas para una familia que ahora se encuentra en su séptima generación de miembros de la Iglesia.

“Había muchas otras iglesias en mi barrio cuando estaba creciendo”, dijo Amado Rojas mientras conducía por la carretera cerca de ese mismo pueblo de Tecalco, México, décadas después. “Y con las críticas de los miembros de esas iglesias surgió el deseo de aprender el evangelio y encontrar la verdad”.

El pueblo era pequeño entonces, pero aún hoy en día todavía tiene alrededor de 6000 personas viviendo en él. Ubicado a cinco horas al noreste de la Ciudad de México en las carreteras actuales, el viaje habría tomado más tiempo en 1946 cuando el octavo presidente de la Iglesia, George Albert Smith, visitó a la familia Rojas mientras estaba en México para una conferencia especial.

“Mi padre murió cuando yo tenía 18 meses”, dijo Rojas. “Así que mi madre era una viuda con seis hijos que cuidar — cuatro varoncitos y dos niñas”.

Su madre, Fidencia García de Rojas, fue bautizada en 1901 con sus padres y abuelos. Con el apoyo de otros miembros de su familia en la Ciudad de México, ella crió a sus hijos lo mejor que pudo en el Evangelio.

Amado Rojas habla de esa visita de un profeta con gran reverencia y gratitud. Él dijo que sabía que su madre se había sacrificado y actuado con fe durante toda su vida, independientemente de los desafíos que enfrentaba su familia.

Está agradecido por los desafíos de su familia y sabe que otras familias tuvieron sus propios desafíos que superar a medida que la Iglesia crecía en México.

Llamado a la obra

“Mis dos hermanos mayores se mudaron a la Ciudad de México para vivir con familiares durante unos años”, dijo él.

“Cuando terminé la escuela secundaria, yo también fui a vivir con mi tía allí”.

Su familia en la Ciudad de México también eran miembros de la Iglesia y dijo que ellos lo motivaron a servir en una misión de tiempo completo.

“Mi tía me presentó a los misioneros y me envió con ellos”, dijo él. “Ella me mostró lo que hacían como misioneros”.

“¿Estudiar, servir y vivir como el Señor y el Espíritu lo dirigieran? Eso fortaleció mi testimonio” — Amado Rojas

Los esfuerzos de su tía dieron como resultado que Amado Rojas presentara su solicitud para la misión poco tiempo después. Su entusiasmo por servir fue puesto a prueba cuando pasaron meses sin recibir un llamamiento para servir. Cuando el llamamiento no llegó, decidió registrarse en la universidad en su lugar.

“Pero la universidad me rechazó porque no aceptaban mi graduación de la escuela secundaria de un pueblo tan pequeño”, dijo él.

Sin llamamiento misional y sin aceptación universitaria, regresó de la Ciudad de México a Tecalco, triste y con muchas preguntas.

“Yo quería desarrollar un mayor testimonio de la Iglesia y del Salvador. Mis anhelos eran grandes”, dijo él, recordando los desafíos de esa época.

La Iglesia en México

Miembros: 1 498 296

Templos: 13

Estacas: 222

Barrios y ramas: 1849

Misiones: 32

Historia: Los misioneros bautizaron a los primeros conversos en 1877 en Hermosillo y organizaron una rama en la Ciudad de México en 1879. En la década de 1880, los Santos de los Últimos Días que emigraron de los Estados Unidos también establecieron varias colonias en el norte de México. En 1944 se tradujeron al español las ordenanzas del templo. En 1983 se dedicó un templo en la Ciudad de México.

Fuente: Sala de Prensa de la Iglesia


“Podría haber culpado a otros por haber extraviado mi solicitud y simplemente determinar que servir en una misión no era para mí, pero tenía que servir”.

El presidente de misión se enteró de la situación y se ofreció a ayudar a guiar la solicitud de la misión en su proceso si Amado Rojas todavía quería servir. Su respuesta fue inmediatamente afirmativa y recibió un llamamiento para servir en la Misión de la Ciudad de México.

“¿Estudiar, servir y vivir como el Señor y el Espíritu lo dirigieran? Eso fortaleció mi testimonio”, dijo Rojas.

‘Sueño hecho realidad’

Después de su misión, sus presidentes de misión — había tenido dos — lo animaron a registrarse para estudiar en la Universidad Brigham Young.

“Ese fue un sueño hecho realidad, pasar de vivir en mi pequeño pueblo en México a estudiar en BYU en los Estados Unidos”, dijo él.

Otro sueño se cumplió cuando se casó con Leonila Rivera. Los dos se casaron por lo civil en México y se sellaron en Salt Lake City casi una semana después.

Ellos vivieron en México y criaron a sus siete hijos en la Iglesia antes de aceptar tres oportunidades para servir como pareja en una misión.

Tres misiones distintas; un propósito divino

En 1998, Rojas fue llamado a servir como presidente de misión en Culiacán, México, en la costa opuesta del país. Él y su esposa amaban a la gente de la zona y amaban a los misioneros que servían con ellos.

Esa fue la primera de tres misiones que la pareja serviría juntos — hasta ahora.

Sirvieron en Lima, Perú, como parte del Área Sudamérica Noroeste de la Iglesia. Entre las muchas funciones que tuvieron en esa asignación, una que les encantó fue ayudar a los jóvenes misioneros a organizar casas abiertas en las capillas de la Iglesia. También se desempeñó como consejero en la presidencia del Centro de Capacitación Misional de Perú durante ese tiempo.

Rojas dijo que fue gratificante ver a su familia aceptar llamamientos misionales y servir en diferentes capacidades a lo largo de los años. Mientras él y su esposa servían en Lima, ellos eran dos de los siete misioneros de su familia que servían simultáneamente.

“Misiones,” dijo él, su voz ahogada por la emoción. “Somos una familia de misioneros. Y queremos que [nuestra familia] tenga testimonios del Salvador y lo demuestre a través de sus acciones”.

Finalmente, su tercera misión los llevó a Paraguay como auditores de área; su servicio fue interrumpido cuando los misioneros fueron enviados a casa debido a la pandemia de COVID-19.

cdn.vox_cdn__36_.png

Amado Rojas y Leonila Rivera rodeados de la mayoría de sus hijos y nietos.

Familia Rojas

Todo servicio emula al Salvador

Servir en misiones, cumplir con llamamientos y ver crecer a sus hijos y nietos en sus propios testimonios les ha brindado a los Rojas muchas oportunidades para fortalecer sus propios testimonios del Salvador.

“Pensar en Su sufrimiento, siempre me ha motivado a seguir adelante”, dijo Rojas. Así que seguir adelante es lo que hará la familia Rojas.

Su llamamiento más reciente es uno del que que está aprendiendo mucho, dijo él, dando bendiciones patriarcales a los miembros de la Iglesia en su estaca en Provo, Utah. Él da esas bendiciones tanto en español como en inglés.

“Lo que sea mejor para la persona que recibe la bendición”, dijo él. “No quiero que se pierdan nada. El Señor no quiere que se pierdan nada”.