Menú
EN LAS NOTICIAS

Los visitantes del BYU–Idaho Center son invitados a reflexionar sobre el propósito de la vida a través de dos obras de arte icónicas

Un mural de la Feria Mundial de 1964 y otro de la Exposición Mundial de Osaka Japón de 1970 ahora tienen un hogar permanente en el campus de BYU–Idaho

220705_PurposeOfLife_6__2_.jpeg

El mural El propósito de la vida pintado para el pabellón de la Iglesia en la Feria Mundial de 1964 en Nueva York está ahora en exhibición en el BYU–Idaho Center en Rexburg, Idaho.

Mike Lewis, BYU–Idaho


Para las generaciones modernas acostumbradas a Google y a las redes sociales, puede ser difícil entender el atractivo, pero en 1964, la Feria Mundial permitió a las personas experimentar nuevas culturas e ideas y deslumbrarse con las tecnologías emergentes.

Y para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ofreció la oportunidad de corregir conceptos erróneos o presentar a los visitantes sus enseñanzas y creencias.

Ahora, dos obras de arte que representan este periodo único de la historia de la Iglesia se pueden ver en exhibición en el BYU-Idaho Center en el campus de Rexburg, Idaho. Una nueva exhibición permanente presenta el mural original “El propósito de la vida” que se pintó para la Feria Mundial de Nueva York de 1964, así como el mural japonés “El propósito de la vida” de la Expo Mundial de Osaka Japón de 1970.

“Estas obras de arte icónicas significan un gran cambio en la historia moderna de la Iglesia, y finalmente están reunidas en un solo lugar aquí en nuestro campus”, dijo Kyoung DaBell, conservador de la Galería de Arte Jacob Spori de BYU-Idaho, en un comunicado de prensa sobre la nueva exhibición (en inglés). “Esperamos que los visitantes vean nuestras exhibiciones y obras de arte y estas pinturas históricas una vez más, y esperamos que toquen la vida de las personas y les brinden la oportunidad de pensar en el propósito de su vida de manera seria y significativa”.

220705_PurposeOfLife_6__2_.jpeg

El mural El propósito de la vida pintado para el pabellón de la Iglesia en la Feria Mundial de 1964 en Nueva York está ahora en exhibición en el BYU–Idaho Center en Rexburg, Idaho.

Mike Lewis, BYU–Idaho

El pabellón de la Iglesia en la Exposición Mundial de 1964 — y más tarde en la Exposición Mundial de Osaka Japón de 1970 — se consideraron un éxito. Albergó a unos 12.5 millones de visitantes. Los bautismos aumentaron.

“Las exhibiciones dentro del pabellón realmente tuvieron un impacto en cómo la gente percibía a la Iglesia, y condujo a un gran crecimiento para la Iglesia”, explicó DaBell. “Estos eventos cambiaron para siempre la percepción de la Iglesia en todo el mundo”.

También revolucionó la forma en que la Iglesia compartió el evangelio. El arte, los dioramas y los elementos multimedia que se presentan en muchos de los centros de visitantes actuales son parte del legado persistente de las ferias.

El tema de los pabellones fue “El hombre en su búsqueda de la felicidad”, el título de la película producida expresamente para la feria de 1964, con narración del élder Richard L. Evans, quien fue el locutor del Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo durante muchos años.

Tanto en el pabellón de Nueva York como en el pabellón de Osaka, se enseñó a los visitantes acerca de Jesucristo, la restauración del evangelio y el plan de felicidad del Padre Celestial para Sus hijos. Cuando los invitados salían del pabellón de la Iglesia, podían estudiar los murales “El propósito de la vida” que ahora cuelgan en el Centro BYU–Idaho.

Algunos visitantes pueden reconocer los murales. Eso es porque la Iglesia los usó en folletos y otros medios de comunicación a lo largo de los años.

En la exhibición de BYU–Idaho se incluyen otros registros y documentos históricos que invitan a los espectadores a pensar sobre el propósito de la vida y el plan de salvación.

Los murales se pueden encontrar en el piso principal del BYU–Idaho Center, que está abierto de lunes a sábado de 5:00 h a 23:00 h.

220705_PurposeOfLife_10_display.jpeg

Una nueva exhibición en BYU–Idaho invita a los visitantes a reflexionar sobre el propósito de la vida y el plan de salvación.

Mike Lewis, BYU–Idaho