Menú
EN LAS NOTICIAS

Presidencia General de las Mujeres Jóvenes: Cómo el guardar los convenios genera inclusión

‘Al vivir la vida en la senda del convenio, experimentaremos mayor paz y fortaleza en los tiempos difíciles’, escribe la presidencia general de las Mujeres Jóvenes y el Consejo Asesor General.

philippines_ministering_sisters.jpeg

Los esfuerzos que hacemos por guardar los convenios que hicimos en el bautismo “nos unen a quienes se esfuerzan por hacer lo mismo, y crean lazos de unidad y un sentimiento de inclusión”, escribe la Presidencia General y el Consejo Asesor de las Mujeres Jóvenes.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días


Presidencia General de las Mujeres Jóvenes: Cómo el guardar los convenios genera inclusión

‘Al vivir la vida en la senda del convenio, experimentaremos mayor paz y fortaleza en los tiempos difíciles’, escribe la presidencia general de las Mujeres Jóvenes y el Consejo Asesor General.

philippines_ministering_sisters.jpeg

Los esfuerzos que hacemos por guardar los convenios que hicimos en el bautismo “nos unen a quienes se esfuerzan por hacer lo mismo, y crean lazos de unidad y un sentimiento de inclusión”, escribe la Presidencia General y el Consejo Asesor de las Mujeres Jóvenes.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En el bautismo, le hicimos una promesa sagrada tanto al Señor como a nosotros mismos, que viviríamos el evangelio, ayudaríamos a nuestros hermanos y hermanas necesitados y recordaríamos a Jesucristo en todo lo que hiciéramos. Tenemos el privilegio de renovar esos convenios cuando participamos del sacramento cada semana. Nuestros esfuerzos por guardar esos convenios nos unen a quienes que se esfuerzan por hacer lo mismo, y crean lazos de unidad y un sentimiento de inclusión.

Los convenios nos unen a Dios, a nuestras familias y a quienes se esfuerzan para ser como Él. No estamos solos. Compartimos el camino con otras personas que también han hecho convenios y se esfuerzan por mejorar cada día.

lds_general_yw_presidency_79029_0554.jpeg

La Presidencia General de las Mujeres Jóvenes: la presidenta, Bonnie H. Cordon, centro, la primera consejera, la hermana Michelle D. Craig, a la izquierda y la segunda consejera, la hermana Rebecca L. Craven.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Cuando nos unimos, ayudamos a profundizar nuestro compromiso de vivir el evangelio. Nuestro amor hacia nuestro Padre Celestial, Jesucristo y hacia los demás crece. Se nos anima a “esforzarnos para llegar a ser como él” y “ministrar a otros en Su santo nombre”. Como hijas amadas, el lema de las Mujeres Jóvenes  nos recuerda la conexión que tenemos con nuestro padre y madre celestiales. Tenemos una naturaleza divina y un destino eterno.

Conocer nuestra identidad es vital. El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles dijo: “Entender esta verdad — entenderla realmente y hacerla parte de nosotros — cambia la vida” (Hijos del Padre Celestial - en inglés- 3 de marzo de 2020, devocional de BYU - en inglés). También nos proporciona una guía, una fuente a la cual recurrir y la confianza para poner a prueba Sus promesas.

Cuando hacemos y guardamos los convenios con Dios, Él está obligado a cumplir Sus promesas. Hacer y guardar los convenios sagrados nos une a Dios y cambia nuestra naturaleza de modo que nos parecemos más a Él.

Al parecernos más a nuestro Padre Celestial, veremos a los demás tal y como Él los ve. Estaremos llenos de caridad, la cual es el amor puro de Cristo, y la virtud engalanará nuestros pensamientos, y esto, a su vez, permitirá que nuestra “confianza se fortalezca” (Doctrina y Convenios 121:45). Llegaremos a comprender quiénes somos realmente y cómo nuestros convenios nos unen al Padre Celestial y a Jesucristo.

Sophie Utley, una joven de 15 años, oriunda de Centerville, Utah, encuentra fortaleza en sus convenios y en conocer su identidad divina como hija de Dios. Este verano, después de regresar a casa del campamento de Mujeres Jóvenes y de la conferencia Para la Fuerza de la Juventud, Sophie se enfrentó a unos desafíos complejos que pusieron a prueba su fe. Los desafíos que tuvo que enfrentar le hicieron cuestionar su valor e identidad. Se arrodilló en oración y recibió un testimonio personal que le confirmó que realmente es una hija de Dios.       

Con esta paz y conocimiento, ella sintió confianza en su capacidad para seguir adelante. Sus pruebas no desaparecieron, sin embargo, la renovada comprensión de su propio valor divino le dio la fortaleza para salir adelante con fe en el Padre Celestial y Jesucristo. Sabía que tenía un lugar, que estaba incluida y que todo estaría bien.

‘Al vivir la vida en la senda del convenio, experimentaremos mayor paz y fortaleza en los tiempos difíciles’, escribe la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes y el Consejo Asesor General. Entenderemos mejor nuestra verdadera identidad y tendremos el deseo de hacer y guardar los convenios. Cuando los discípulos de Jesucristo que guardan los convenios se unen, se bendicen y se fortalecen unos a otros y, en última instancia, tienen más oportunidades de sentir el poder y al amor del Señor.

Rogamos para que ustedes vean estas bendiciones en su vida y que ayuden a los jóvenes con quienes se relacionan a reconocer, a su vez, la mano y las bendiciones del Señor en sus propias vidas, a comprender su verdadera identidad como hijos e hijas de Dios y a sentir la alegría de ser parte de un convenio.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.