Menú
EN LAS NOTICIAS

‘Manténganse enfocados’ fue el mensaje del élder Soares a dos misiones en dos semanas

Las visitas con misioneros en Portugal y Francia incluyeron mensajes firmes para mantenerse enfocados y ‘regocijarse juntos’ en el llamado a testificar del Salvador

20220917_012730_CBell_CMB_0347.jpeg

El élder Ulisses Soares, del Quórum de los Doce Apóstoles, a la derecha, le da la mano al presidente Roland Léporé, presidente de la Misión Francia Lyon, el sábado 17 de septiembre en Lyon, Francia.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días


‘Manténganse enfocados’ fue el mensaje del élder Soares a dos misiones en dos semanas

Las visitas con misioneros en Portugal y Francia incluyeron mensajes firmes para mantenerse enfocados y ‘regocijarse juntos’ en el llamado a testificar del Salvador

20220917_012730_CBell_CMB_0347.jpeg

El élder Ulisses Soares, del Quórum de los Doce Apóstoles, a la derecha, le da la mano al presidente Roland Léporé, presidente de la Misión Francia Lyon, el sábado 17 de septiembre en Lyon, Francia.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

LYON, Francia — Casi al final de un viaje ministerial de 11 días, el élder Ulisses Soares habló con los misioneros de la Misión Francia Lyon el sábado, 17 de septiembre por la mañana y los animó a “mantenerse enfocados en lo que están haciendo”.

Ese mensaje también fue parte de sus comentarios a los misioneros de la Misión Portugal Lisboa 10 días antes. “‘El desánimo viene de la distracción’”, dijo en Lisboa, citando una línea de “Predicad Mi Evangelio: Una guía para el servicio misional”. “Así que eliminen cualquier cosa que les distraiga”.

El élder Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, presidió reuniones en Portugal el fin de semana pasado y Francia este fin de semana, con un viaje intermedio al Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales en Kazajstán. La ajetreada asignación ministerial no estuvo exenta de desafíos, algunos de los cuales compartió con los misioneros en Lyon el sábado por la mañana.

Les contó sobre los vuelos cancelados, la pérdida de equipaje y los itinerarios ajustados que él y su esposa, la hermana Rosana Soares, vivieron. Entre otros inconvenientes, una reunión en persona que tuvo que cambiarse a una reunión a través de Zoom, en Oporto, Portugal, donde los Soareses sirvieron como líderes de la misión. Ellos habían atravesado el continente norteamericano y el Océano Atlántico hasta Portugal, solo para ser desviados de su destino en el último minuto. Ellos estaban tan cerca, pero a la vez tan lejos.

Aunque triste por la pérdida percibida de una oportunidad que él había esperado una década desde que fue llamado como apóstol, el élder Soares les dijo a los misioneros que recordaran que “el Señor conoce el principio del fin”.

Él dijo que el Padre Celestial los bendijo a él y a la hermana Soares para que se sintieran como si estuvieran presentes con los santos en Oporto, aunque estuvieran hablando a través de una cámara.

El élder Soares dijo que mientras prestan servicio, los misioneros pueden tener experiencias en las que ven cómo el Padre Celestial ha guiado a las personas, por medio del Espíritu Santo, a Su Iglesia Restaurada.

“Élderes y hermanas, no dejen que desaparezcan las lecciones que aprendan en la misión”, dijo el élder Soares.

20220917_042326_CBell_CMB_5603.jpeg

Las hermanas misioneras de la Misión Francia Lyon se preparan para regresar a sus áreas asignadas después de una reunión con el élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce, en Lyon, Francia, el sábado 17 de septiembre.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Como ejemplo de su propia vida, el élder Soares compartió con los misioneros en Lyon que fue en su propia misión donde aprendió a orar.

“En el campo misional, aprendí a hablar con mi Padre Celestial. Aprendí cómo recibir respuestas. Aprendí a dejarme guiar por el Espíritu. Aprendí a confiar en el Salvador y en Su sacrificio expiatorio”.

Además de edificar su testimonio de la Trinidad, el élder Soares también dijo que la misión lo ayudó a aprender mejor cómo interactuar con los demás.

“Aprendí a amar a las personas, a tener un corazón abierto y a no discriminar a nadie por ninguna razón, sino a comprender y tener más empatía por sus desafíos y ofrecerles mis brazos para acogerlos y ayudarlos a sentir el amor de nuestro Salvador Jesucristo”.

Esas características han demostrado ser importantes en su vida, pero el élder Soares dijo que nunca imaginó que fueran parte de la preparación para su llamamiento actual como apóstol.

“Es difícil imaginar dónde estarán dentro de cinco, 10, 20 o 40 años”, dijo él. “Nunca, nunca, un gran nunca, hubiera imaginado que estaría frente a ustedes en este día testificando de nuestro Salvador Jesucristo”.

Manteniendo su mensaje enfocado, el élder Soares concluyó sus comentarios en Lyon prometiendo bendiciones a los misioneros.

“A medida que mantengan sus corazones conectados con el Salvador, Él los bendecirá”, dijo él.

Midiendo el éxito eternamente

Mientras hablaba en Lisboa, el élder Soares compartió una perspectiva sobre el éxito que abarca generaciones.

El presidente de la Misión Portugal Lisboa, Ronald Barcellos, es hijo del obispo del élder Soares cuando él era niño. El abuelo de la hermana Karin Barcellos fue el primer presidente de estaca en toda Sudamérica, dijo el élder Soares.

Al compartir esa mirada retrospectiva, el élder Soares les dijo a los misioneros que los presidentes de misión y sus esposas están “llamados a preparar líderes espirituales”.

Específicamente, les dijo que durante este tiempo como misioneros “ustedes y yo compartimos este llamado” de ser testigos del Salvador. Y les dijo que ser testigo del Salvador es un proceso de toda la vida.

20220910_025310_CBell_CMB_0690.jpeg

Desde la izquierda, el élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, da la bienvenida a los misioneros de la Misión Portugal Lisboa a una reunión en Lisboa, Portugal, el sábado 10 de septiembre de 2022, junto con el presidente Roland Barcellos, presidente de misión; el élder Carl B. Cook, de la Presidencia de los Setenta; y el obispo L. Todd Budge, segundo consejero del Obispado Presidente.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

A medida que los misioneros comparten sus testimonios, dijo el élder Soares, “muchas personas cambian su eternidad. La naturaleza de su llamado es cambiar vidas”.

E incluso si todo el estudio, la planificación, el establecimiento de metas y la enseñanza no siempre resultan como los misioneros esperan, el élder Soares dijo: “Una aceptación compensa por todos los rechazos”.

Con una perspectiva eterna, el trabajo y la fe que cada individuo aporta durante esta vida es una demostración de esperanza, dijo el élder Soares.

En los últimos dos años, esta esperanza frente a la adversidad ha sido personal para el élder y la hermana Soares ya que han llorado la pérdida de cinco familiares.

“Nuestra fe está en el plan de salvación y en la esperanza que tenemos en él”, dijo. “Tengo la esperanza de verlos en el futuro si continúo siendo fiel aquí en la tierra”.

La hermana Soares animó a los misioneros de Lisboa a evaluarse a sí mismos en su papel como discípulos de Cristo.

Solo el Señor conoce nuestro nivel de esfuerzo”, dijo ella a los misioneros.

Ella compartió con ambas misiones la historia de un tiempo como joven misionera cuando ella y su compañera pensaron que sus lecciones de la misión iban bien con una familia, solo para descubrir que la familia no tenía ningún interés real en lo que se les estaba enseñando.

Aunque desanimada en el momento, un hombre que no había estado en la habitación pero que había estado escuchando desde otro lugar de la casa, salió y dijo que quería seguir aprendiendo y bautizarse.

Caminos divergentes y convergentes

Presente tanto en Lisboa como en Lyon, el obispo L. Todd Budge, segundo consejero del Obispado Presidente, no viajó a Kazajistán. Él viajó a Roma, Italia, para anunciar una donación de USD$32 millones de la Iglesia al Programa Mundial de Alimentos.

El obispo Budge les dijo a los misioneros en Lyon que había sido “una lección de humildad hacer eso en nombre de los santos”.

Red_Bridge.jpeg

Una pareja camina por el puente Passerelle Paul Couturier que cruza el río Saona en Lyon, Francia, el sábado 17 de septiembre.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El obispo Budge luego habló sobre la importancia de mantener la humildad a lo largo de toda la vida para permitir que la luz del Salvador brille a través de cada misionero.

Después de leer unos versículos de 3 Nefi 18 con los misioneros, el obispo Budge dijo: “Tenemos que dejar que Su luz brille a través de nosotros porque no tenemos huellas en las manos ni heridas en nuestro costado”.

Él les dijo a los misioneros que recordaran que cualquier luz que brillan proviene del Salvador y que, para mantener esa luz, su enfoque tanto en tiempo como en atención debe permanecer en Él.

Preparación y observación

Los misioneros de ambas misiones tuvieron un aviso previo de la visita del élder Soares. Esto les dio tiempo para prepararse y estar listos para recibir respuestas a sus propias preguntas mientras lo escuchaban hablar.

20220917_025058_CBell_CMB_4019.jpeg

La hermana Rosana Soares, en el extremo izquierdo, y el élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, segundo desde la izquierda, escuchan mientras un grupo de misioneros canta en una reunión en Lyon, Francia, el sábado 17 de septiembre.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La hermana Anni Hall de Chandler, Arizona, presta servicio en la misma área donde se encuentra el Centro de Estaca de Lyon, donde se llevó a cabo la reunión con el élder Soares. Ella sintió respuestas a sus oraciones sobre cómo continuar avanzando con fuerza.

“Quiero tratar de hacer todo lo que pueda para tener experiencias que me ayuden a aumentar mi fe en [Jesucristo], para poder tener más poder y autoridad”, dijo ella.

Esa mayor fe y comprensión, dijo la hermana Hall, la ayudarán a “convertirse en una mejor discípula de Jesucristo”.

En Lisboa, el élder Justus Jorgensen de Manti, Utah, se preparó para el devocional del élder Soares ayudando a un grupo de misioneros a organizar un número musical especial para el evento.

El grupo de misioneros interpretó una mezcla de “Un pobre forastero” y “Savior, Redeemer of My Soul” [Salvador, Redentor de mi alma].

20220910_024716_CBell_CMB_0261.jpeg

El élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Rosana Soares, se dan la mano con las hermanas misioneras después de que los Soares llegan a los terrenos del Templo de Lisboa, Portugal, el sábado 10 de septiembre.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Para el élder Jorgensen, arreglar el número musical lo ayudó a reenfocarse para el último cambio de su misión.

“Recibí algunas sugerencias realmente sólidas sobre adónde debo ir después de la misión”, dijo él. “Pero siento que he podido vivir en el presente aquí en este último cambio más que en toda mi misión”.

La hermana Lucy Collins de San Francisco, California, acaba de pasar la mitad de su misión. Ella dijo que oró antes de la conferencia misional para saber en qué podía mejorar como misionera. Y dijo que sintió que sus oraciones fueron contestadas mientras escuchaba a cada uno de los discursantes y alguna parte del discurso se destacaba para ella.

“El élder Soares habló sobre cómo hacer planes y metas es un principio eterno”, dijo ella. “No era muy buena para fijarme metas antes de la misión, y es algo que he estado aprendiendo a hacer”.

Basándose en lo que enseñó el élder Soares, la hermana Collins dice que tiene “más motivación y conocimiento” para seguir fijándose metas y trabajar en ellas.

El élder Jorgensen también se sintió muy bien con la parte de establecer metas del mensaje del élder Soares. A los 24 años, “él tuvo experiencias de vida antes de la misión”, dijo él.

“Y sé a lo que voy a volver, y no es fácil, especialmente en términos de crecimiento espiritual”.

20220917_014142_CBell_CMB_2429.jpeg

Desde la izquierda, el élder Ulisses Soares, del Quórum de los Doce Apóstoles, da la bienvenida a los misioneros de la Misión Francia Lyon a una reunión en Lyon, Francia, el sábado 17 de septiembre, junto con el presidente Roland Léporé, presidente de misión; el élder Massimo De Feo, Setenta Autoridad General y presidente del Área Europa Central; y el obispo L. Todd Budge, segundo consejero del Obispado Presidente.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Él dijo que establecerá metas para ayudarse a continuar creciendo y a tener un ímpetu espiritual positivo después de la misión.

En Lyon, el élder Dillon Cheney de Rexburg, Idaho, se sintió impresionado de enfocarse en la gratitud, independientemente de la situación en la que se encuentre. Una cosa que él dijo que sabe que lo ayudará a evitar pensamientos desalentadores es la seguridad del amor del Padre Celestial.

“Tengo un Padre Celestial amoroso que siempre está ahí para mí”, dijo. Ese testimonio está ayudando al élder Cheney a “hablar con más poder y autoridad”, dijo él.

Viviendo el Evangelio diariamente

En Lisboa, el élder Carl B. Cook, de la Presidencia de los Setenta, enseñó a los misioneros a realizar el trabajo diario en preparación para su servicio.

“Así como va su mañana, así irá su día”, les dijo a los misioneros.

Él les preguntó cómo el Señor va a poner palabras en sus bocas para decir lo que tengan que decir si no han puesto el esfuerzo por estudiar y meditar. Aquellas personas con las que se encuentren los misioneros tendrán muchas preguntas sobre la vida y el Salvador, dijo él. Y ellos se enfrentan a diario con noticias que pueden crear miedo.

“Su evangelio es la única respuesta para el miedo”, dijo el élder Cook.

La hermana Lynette Cook aconsejó a los misioneros que no se queden atrapados en el pasado ni se preocupen tanto por el futuro que descuiden estar en su presente como misioneros.

“Hay tantas cosas por las que podemos estar preocupados”, dijo ella. “Pero cuando vivimos en el presente, sentimos el Espíritu de Dios, y él está allí para bendecirnos”.

En Lyon, el élder Massimo De Feo, Setenta Autoridad General y presidente de la nueva Área Europa Central de la Iglesia, agregó que el arrepentimiento diario también es integral.

“Para tener luz, tienen que arrepentirse, para que a medida que refinan su alma todos los días, la luz del Señor refleje el cambio en ustedes”, dijo él.

20220917_030510_CBell_CMB_4663.jpeg

El élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla a los misioneros de la Misión Francia Lyon en Lyon, Francia, el sábado 17 de septiembre de 2022.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

No siempre se trata de saber qué puede “hacer” un misionero para ser mejor, dijo el élder De Feo. A veces, la mejor pregunta que se pueden hacer es: “¿En qué más puedo convertirme?”.

La hermana Loredana De Feo, quien se conoció de la Iglesia por primera vez a los 12 años, dijo: “No se distraigan con la edad, la apariencia o cualquier pensamiento humano” cuando conocen a alguien por primera vez.

“No saben lo que el Señor tiene reservado para ellos… Déjense guiar por el Espíritu”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.