Menú
EN LAS NOTICIAS

De las raíces chinas a las ramas de Silicon Valley: Cómo esta ejecutiva comparte su fe y da forma al futuro de la tecnología

Una visita a su pueblo ancestral ayudó a despertar la pasión de Marguerite Gong Hancock por la tecnología y la humanidad

Screen_Shot_2022_08_01_at_11.36.50_AM.jpg

Marguerite Gong Hancock, vicepresidenta de innovación y programación del Museo Histórico de Ordenadores de Silicon Valley, centra su trabajo en la innovación en todo el museo, incluyendo los eventos, la educación, la diversidad y la inclusión. También es directora del Centro Exponencial del museo.

Jay Watson a través de LDS Living


Con una cámara, una grabadora y una maleta llena de ropa, Marguerite Gong, de 20 años, estaba lista para ayudar a cumplir una promesa que su abuelo le había hecho muchos años antes.

En 1981 ella viajó a un pequeño pueblo familiar en el sur de China donde su bisabuelo número 30, el Primer Dragón Gong, había llegado a vivir en el año 837 d.C.

Le hicieron muchas preguntas sobre cómo era tener maestros, libros y bibliotecas. Como nunca habían pasado más de una hora en bicicleta más allá de su pueblo, escuchaban con entusiasmo mientras Gong trataba de describir montañas, océanos, elefantes, el Partenón y el Museo del Louvre en París en un mandarín entrecortado.

En contraste, sus familiares recolectaban leña para combustible, solo tenían dos conjuntos de prendas de vestir y no tenían suministro de agua. Pero la joven de California pudo ver que, sin embargo, su vida era abundante, ya que tenía un sentido de identidad por pertenecer a una familia a través de generaciones.

“Aquello me cambió la vida — todavía me emociona”, recuerda Marguerite Gong Hancock sobre la visita. “Como hija de una maestra de escuela y un profesor en Palo Alto, mi vida fue más abundante de lo que podía darme cuenta”.

Screen_Shot_2022_08_01_at_11.14.06_AM.jpg

Marguerite Gong, a los 20 años, muestra una cámara a los niños en su pueblo ancestral en China. Era la primera vez que los niños veían una cámara.

Marguerite Gong Hancock a través de LDS Living

Ese pueblo familiar es ahora un lugar moderno y próspero que Hancock ha visitado desde entonces con su familia. Las lecciones que aprendió en ese primer viaje a China le ayudaron a sentar las bases para otras experiencias importantes en su vida, como sus estudios en la Universidad Brigham Young, Harvard, la Facultad de Derecho y Diplomacia Fletcher y una carrera de 20 años en Stanford.

Ahora, como vicepresidenta de innovación y programación en el Museo Histórico de Ordenadores de Silicon Valley, Hancock centra su trabajo en la innovación en todo el museo, incluyendo los eventos, la educación, la diversidad y la inclusión. También es la directora del Centro Exponencial del museo, que captura el pasado y considera el futuro de la innovación y el espíritu empresarial. Pero entre estos muchos logros, Hancock tuvo que enfrentarse a sus propios retos personales, ya que luchó contra el cáncer de mama y soportó los numerosos tratamientos de quimioterapia y radiación que lo acompañaron.

Como una mujer que cree que nada es más importante que su fe y su familia, Hancock vive con una mentalidad que vio ejemplificada en esa casa de la familia Gong con piso de tierra y una sola bombilla: la abundancia. Sin importar cuán difícil fuera el obstáculo o cuán grande la oportunidad, decidió entonces vivir su vida con la convicción de que las bendiciones que había recibido eran inconmensurables — y que siempre se esforzaría por estar a la altura de ellas y compartirlas con los demás.

Lea la historia completa en LDSLiving.com (en inglés).

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.